La conexión del arte!!!

Apenas empecé a trabajar sobre el teatro en una fundación  para personas con discapacidad, al ver tanta variedad de conductas, comportamientos y talentos, me di cuenta de la importancia de jugar y aprender a dejarse llevar para construir a través del arte.

El caso de “la eterna espera” tiene que ver con una niña de 7 años que participaba en forma grupal en el taller. En ese momento sólo miraba la pared, desplazando simples movimientos corporales, totalmente desconectada
del trabajo que intentábamos hacer en grupo.

 

Nunca me importó la discapacidad y enfermedad que ella tenía, sólo me interesaba trabajar sobre sus conductas y su insistencia de permanecer en este grupo, realizando su actividad de manera individual.

Charlando con una de las profesoras de la fundación me comentó que Erika era autista, autista profunda. Traté de no leer mucho al respecto, soy un convencido de que cuando uno lee las dificultades que se presentan ante una deficiencia o discapacidad, se bloquea para trabajar he innovar en el proceso a desarrollar con un ser humano. Sí tengo un lema que consiste en “riesgos cero”, es decir, cuidar y no exigir más de lo que el otro, el grupo y yo podamos dar, trabajando en equipo.

En los primeros encuentros Erika sólo miraba la pared y se balanceaba con una ramita en sus manos, erutaba y generaba sonidos gutulares, moviendo la cabeza de un lado al otro. Nunca respondía a ningún ejercicio.

Con el tiempo empecé a observar su insistencia por estar en el taller, y a medida que los otros integrantes avanzaban con distintos ritmos, ella recién empezaba a demostrar comodidad tan solo por los ejercicios que eran acompañados de música (ejercicios que utilizo como técnicas de expresión corporal).

Después de meses de trabajo comencé a dedicarle una hora más de labor a la idea de poder lograr algo con ella teniendo en cuenta, según mi percepción y mi interés, la necesidad de ver como podía lograr avances de vínculos a través del arte y de su conducta frente al grupo en los ejercicios de expresión corporal.

 

Luego de un intenso año de trabajo al volver a retomar el taller, al finalizar las vacaciones, mis gritos impregnaron las paredes de la institución entera desde la primer clase, cargando de alegría y saludos el hogar. Fue cuando decidí preguntar e invitar a quienes querían hacer teatro a participar de las actividades inicialies. La primera en entrar al aula fue ella, con sus ramitas en las manos y sus erutos constantes. Detrás de ella entraron los otros integrantes, que prácticamente eran los mismos del año pasado y algunos nuevos.

Como toda presentación hablamos de las vacaciones, etc… y en los ejercicios de expresión corporal trabajamos con música, ese es el único momento que Erika dejaba la pared para unirse al grupo y una vez desarrollada la actividad volvía a su lugar.

Al pasar los meses empecé a trabajar distintos géneros musicales con ella, yo era uno mas en escena que movía el cuerpo y por momentos copiaba como un espejo sus movimientos, hasta que un día ella decidió seguir los míos, para ese entonces después de casi dos  años de trabajo nunca me había mirado a los ojos, pero si habíamos logrado a través del cuerpo y la música saber qué hacia el otro.

En esa hora de trabajo corporal, que llevaba un ritmo y un compás marcado por la música, donde dos cuerpos danzaban con diversos movimientos muy poco técnicos para la mirada de cualquier bailarín (pero si libres en expresión) se lograba narrar un “no sé qué” de dos individuos que no se miraban, pero si se conectaban. Eso para mi era suficiente.

 

En el tercer año de mi trabajo en la fundación, luego de haber hecho pequeñas y humildes obras de teatro con el grupo, decidí retomar todo lo que, en algunos casos, ya habíamos aprehendido los años anteriores, como en los ensayos de cualquier espectáculo, para así poder avanzar como grupo hacia un proyecto un poco más grande.

En ese año me propuse lo mismo con Erika, trabajar más el contacto y aprender de ella a diferenciar, en una hora de trabajo, qué es lo que motiva el desplazamiento y la creación en el espacio.

Un día en particular, puse música y salí a bailar, llamándola como de costumbre y esperando que no respondiera (hábito). Bailamos entre sus compañeros, y de repente para mi sorpresa, ella se detiene, suelta sus ramas y yo decido hacer lo mismo… me mira a los ojos, se acerca, me toca la barba, y mientras se desplaza una lagrima por su mejilla, en esa mirada de segundos, pero tan profunda como los tres años de trabajos, se sonríe,  me da un fuerte abrazo, y vuelve agarrar sus ramitas y a bailar, hasta llegar frente a la pared y marcarme que ya estaba cansada, como siempre lo hacia cuando no quería bailar mas. Yo atónito y totalmente desconcertado, anonadado y nervioso por todo lo que paso en ese segundo, después de  años de trabajo con técnicas artísticas y teatrales, afirmé, que en el arte, solo se trata de sentir y dejarse llevar, buscar,  lograr conectar y disfrutar del tiempo y el espacio, que dura ese instante.

 

Erika nunca más volvió a conectarse conmigo, sí con el tiempo respondía a su nombre y dejaba la  pared para participar en el taller en los ejercicios de expresión corporal junto a sus pares.

Anuncios

Publicado el julio 8, 2014 en Uncategorized y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Silvina Anabel Bonaldi

    me encanto….. QUE HERMOSO LO QUE ESCRIBISTE…..FELICITACIONE POR TU GRAN TRABAJO!!!!!.

    Me gusta

  2. la bicicleta espacio psicoterapaeutico

    en psicomotricidad, la mirada, la voz, la caricia corporal, la postura , el tono forman partes de los recursos de interveción psicomotriz, ser un cuerpo receptaculo significado en el hacer con otro y para con el otro,donde la proximidad y la distancia se tornan de modo espontáneo desde un hacer corporal, tanto que en lo sutil del gesto da lugar a la reflexion donde la presencia del otro, habilita a un modo particular y singular de relación de lenguaje corporal, ella en estos modos establecio una proximidad en la relación, la cual se significa desde lo vincular y transferencial dentro de un proceso terapeutico. A cotinuar promoviendo estos espacio…felicitaciones….La bicicleta.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: