SaludARTE!!!!

TALLERES DE TEATRO PARA NIÑOS CON PROBLEMAS EN SALUD MENTAL

INTRODUCCIÓNpayasos 004

Se presenta una descripción de los talleres teatrales que se están realizando, desde hace dos años, por la Fundación Teatro del Libertador, mediante convenios con dos instituciones de salud pública: el Servicio de Salud Mental del Hospital Pediátrico (HP) y el Centro Infanto-Juvenil del Viejo Hospital San Roque (CIJ). Se exponen los objetivos del taller, los recursos técnicos utilizados y algunos ejemplos ilustrativos.

DESARROLLO

Los talleres de teatro para pacientes de Servicios de Salud Mental provinciales, están abiertos desde hace dos años, para niños y adolescentes de 6 a 14 años. Actualmente la dinámica de los Talleres está organizada siguiendo estos objetivos:

Objetivo General

Colaborar con los tratamientos en salud mental infanto juvenil, mediante la creación de  talleres teatrales.

Objetivos específicos 2009

Se presenta cada objetivo, una explicación de las teorías y acciones técnicas y algunos resultados.

  1. Aumentar la cantidad de niños participantes

Actualmente hay seis grupos, con un promedio de 7 participantes cada uno, en diferentes horarios.

Están dirigidos por tres personas: dos coodinadores y un supervisor.

En el HP hay cuatro grupos y en el CIJ dos grupos con modalidad de asistencia semanal. Están divididos por edades y necesidades evolutivas.

Los alumnos del taller son pacientes de servicios públicos de salud mental gratuitos; niños y adolescentes en estado de riesgo psicosocial. En general han vivido historias trágicas, traumas tempranos y situaciones de carencia, tanto económica como emocional.

En el hospital Pediátrico hay 30 alumnos regulares y en el Viejo San Roque 16.

Tenemos un promedio general de 7 alumnos por grupo, cada encuentro semanal. Se puede afirmar que La cantidad de niños participantes ha aumentando en comparación al año pasado (5 alumnos promedio por encuentro en cada grupo).

Los alumnos son incluidos por indicación clínica del/ de la terapeuta, previo acuerdo con los coordinadores. Es de destacar la satisfacción de los alumnos y la adherencia voluntaria al taller, con un bajo nivel de faltas.

  1. Estimular las inteligencias múltiples

Se trata de estimular “lo mejor” de cada niño, de despertar sus habilidades y capacidades  personales. Para ello se utilizan teorías que enfatizan en la observación y focalización de los talentos particulares.

Se evalúan las potencialidades y talentos de cada niño, siguiendo la teoría de las inteligencias múltiples (IM) (Howard Gardner). Se registran las observaciones del terapeuta y de los coordinadores y se detectan las dos inteligencias donde el niño puntúa más alto. Al final del ciclo anual se entrevista a los padres devolviendo esta información y se les propone estrategias específicas para seguir estimulando las inteligencias más desarrolladas de su hijo.

Metodología de implementación: una vez cumplido 4 encuentros con el alumno se solicita a los terapeutas que completen un cuestionario desarrollado ad hoc, donde se pueden cuantificar los diferentes niveles de IM. Los coordinadores completan el mismo cuestionario, atendiendo a las manifestaciones y conductas del niño expresadas en el taller.

Se repite el procedimiento a los 6 meses. Se comparan los puntajes y se analizan las inteligencias que el niño ha puesto en juego.

Ejemplo 1:Matías P. (8años) El terapeuta solicita la inclusión de Matías al taller con los siguientes objetivos: “1. Que pueda participar en un espacio donde encuentre: límites claros, compañeros de la misma edad, posibilidades de expresarse verbalmente y 2. Que tenga experiencias de disfrute (M. Cskiszentmihalyi, 1990)”. El niño tiene diagnóstico de déficit atencional y graves problemas académicos, baja autoestima y problemas conductuales moderados (DSM IV, CIE 10).

A partir del cuarto encuentro se implementa la 1º evaluación de IM. Ésta arroja los siguientes resultados. Ver: Gráfico 1. Evaluación 1.

A los 6 meses de participar en el taller se le aplica la 2º evaluación de IM con estos resultados. Ver: gráfico 1. Evaluación 2.

DSC02533

  1. Estimular la inteligencia emocional

Se utilizan los conceptos de la teoría de la inteligencia emocional (Daniel Góleman, Peter Salovey, etc.). De las ocho inteligencias postuladas por Gardner, la teoría de la inteligencia emocional destaca dos de ellas: la intrapersonal y la interpersonal, y valoriza su importancia para el desarrollo de la persona humana.

La inteligencia intrapersonal hace referencia a las capacidades de: 1. Autorregulación (autocontrol y automotivación) y 2. Autoconocimiento. La inteligencia interpersonal alude a las habilidades sociales (V. Caballo, 1993): conductas de colaboración, respeto, empatía.

Las dinámicas están pensadas para ofrecer oportunidades de practicar conductas que estimulan las diferentes áreas de la inteligencia emocional, buscando que los participantes desarrollen conductas de autorregulación, autoconocimiento, colaboración, respeto, empatía, etc.

Ejemplo 2: Laura (8 años) La terapeuta solicita la inclusión en el taller con los siguientes objetivos: “que hable, que se exprese, que cree, que encuentre un lugar de referencia donde sea querida”.

En la primera etapa a Brisa se la percibe muy tímida, inhibida, con problemas fonatorios y de socialización. Al cuarto encuentro al taller, se la evalúa. Ver: Gráfico 2, Evaluación 1.

A medida que avanzaban los encuentros, fue mejorando su rapport con los coordinadores.  Empezó a integrarse más a las actividades pero “con momentos de desconexión”. Luego de cinco meses logra una mayor comunicación con compañeros y mayor fluidez en su vocabulario verbalizado. Afianza vínculos y se muestra colaboradora. Demuestra mayor creatividad en lo artístico, en una clase juega el rol de “coordinadora del grupo”. En esta última etapa colabora con otras compañeras, representa princesas o malvadas en público. Generó un espacio de pertenencia donde puede expresarse, disfrutar y compartir en grupo.

En el taller ha podido jugar personajes asociados a sus fantasías: Princesa Blanca Nieves (necesidad de reconocimiento estético), Reina Malvada (basado en una persona familiar), Jueza (necesidad de poder y tomar decisiones sobre lo que está bien y lo que está mal y tener un rol protagónico utilizando la comunicación verbal) y Hada Madrina (refuerzo de su autoestima y deseo de bailar).

Se llevó a cabo una segunda medición, luego de 9 meses. Ver grafico 2. Evaluación 2

Gráfico 2.

Para estimular la inteligencia emocional, se utilizan diferentes herramientas y técnicas psicológicas, teniendo como fundamento central, el cuidado por la “relación coordinador—alumno”. A esta relación se agregan, entre otras herramientas conceptuales:

  1. La Escucha Activa, 2. Principios del A-B-C Conductual, 3. Observaciones clínicas  sobre la Dinámica del grupo, 4. Atención permanente a la Comunicación no-verbal, 5. Entrenamiento en Habilidades Sociales, 6. Refuerzos positivos verbales y no-verbales, 7. Atención específica a la Demanda de cada niño, 8. Práctica de Técnicas de comunicación asertiva, 9. Intercambio de información con Padres, 10. Intercambio planificado de información con Terapeutas.
  1. Estimular las creencias de Autoeficacia Teatral

Se utiliza aquí la teoría sobre la Autoeficacia, iniciada por Albert Bandura y difundida por todo el mundo, actualmente aceptada por los principales exponentes de la psicología cognitiva.

Una definición simple sobre la creencia de Autoeficacia puede ser: “creencia en las propias capacidades para alcanzar un logro determinado” (Bandura y otros, 1987). Se entiende a las creencias como “base motivacional de las diferentes conductas humanas (G. Bateson, 1972, P. Watslawick)”. Interesa aquí, desarrollar las creencias positivas de cada alumno, respecto de sus propias capacidades para obtener “logros teatrales”. Por ello proponemos el concepto de Autoeficacia Teatral (atendiendo a la solicitud de Bandura de especificar el concepto a ámbitos determinados de actuación) como la “creencia que tiene cada alumno en sus propias capacidades para obtener logros teatrales”.

Este concepto es central para el taller: permite observar cómo los niños van desarrollando autoconfianza y un menor grado de timidez respecto de las consignas, llegando a expresar emociones y aprender dinámicas teatrales de gran nivel. Sabemos que es fundamental para el logro teatral, el “animarse a más” y confiar en uno mismo como alguien que “puede”.

Como forma de estimular las creencias de autoeficacia teatral se toman en cuenta las 4 fuentes de autoeficacia y se las tiene en cuenta al momento de programar y realizar las actividades:

  1. Experiencias de éxito en las actividades del taller: Se diseñan dinámicas artísticas en las cuales el niño percibe “que las puede hacer bien y a gusto”. Satisface así su deseo de hacer algo lindo, agradable y divertido.
  2. Experiencia vicaria con coordinadores y compañeros: Se propone una consigna. Primero la ejecuta el profesor (por ejemplo, bailar siguiendo el ritmo de la música), después el que se anima y luego el resto del grupo se suma a la actividad. Se utiliza, también, el concepto de modelado, una de las principales formas de aprendizaje humano.
  3. Reconocimiento de logros: Se trabaja sobre tres tipos de logros: conductuales, artísticos y emocionales. Cada pequeño avance tiene su reconocimiento y valoración positiva.
  4. Estado emocional positivo: en atención a los conceptos de la Psicología Positiva (M. Seligman, 2000) se elijen juegos, dinámicas y actividades en las cuales los niños puedan experimentar: satisfacción, placer, disfrute y alegría al realizarlos.

IMG_1467

Ejemplo 3: Martín Q. (10 años). La terapeuta solicita la inclusión en el taller con los objetivos de: “que pueda participar en un espacio donde se relacione con pares, en el cual tenga posibilidades de expresarse verbalmente, además de generar un grupo de pertenencia y pueda poner en juego sus recursos creativos y ser valorado”. Martín es un niño con inhibiciones en el momento de relacionarse con pares y dificultades para expresarse verbalmente (tartamudeo moderado).

En la primera etapa del taller, Martín se muestra retraído, tímido, no participa de las actividades.

Lentamente, observando cómo se comunican sus compañeros, se va animando de a poco a compartir experiencias con los demás niños. Empieza a participar en las consignas que requieren expresión verbal de él (ejemplo: “¿Cómo estuviste esta semana?”), lo cual fue inmediatamente reconocido por los coordinadores. Actualmente se ha apropiado de este espacio del taller, siendo él quien es el que pide hablar primero y quien toma el rol de entrevistador en algunas dinámicas. Se hizo amigo de casi todos los niños que participan del taller y en particular de dos niños con los cuales comparte actividades fuera del mismo.

Se plantearon actividades (inventar una historia) en las cuales Martín se sintiera con las habilidades necesarias para lograrla, y esto fue reconocido por todo el grupo. Se observan cambios paulatinos en cada encuentro del taller, Martín participa y se involucra en las actividades. Ha representado en público junto a sus compañeros, a personajes como “un marciano, un príncipe y Harry Potter”.

El reconocimiento como herramienta: Se lleva al reconocimiento al nivel de técnica, destacando cuatro modalidades:

  1. Individual: Refuerzo de los coordinadores a los alumnos sobre sus comportamientos y su persona. Felicitaciones, Aplausos, Palabras de aliento , Gestos de aprobación, Agradecimientos
  2. Grupal: Se da en el cierre de cada encuentro, se hace unadevolución al grupo sobre los aspectos positivos de la jornada.
  3. De los padres: Se comunica a los padres de forma verbal y escrita sobre los avances específicos de los niños. Se les indica cómo reconocer en el hogar los logros de sus hijos.
  4. De los terapeutas: Se informa a los terapeutas periódicamente sobre los cambios positivos que se observan para que ellos también reconozcan logros específicos.
  5. Estimular los recursos creativos

Los juegos, la construcción de los personajes y el guión son inventados por los niños. Se busca que ellos sean protagonistas de todo el proceso de creación. Se toman teorías de la creatividad (Henry Poincaré, 1900), que entienden que la misma consta de cuatro etapas, en las cuales se van desbloqueando inhibiciones y miedos personales de manera gradual. Se estimula la creatividad atendiendo los aspectos personales y grupales:

  1. Aspectos Personales: Cada niño tiene un proceso personal de creatividad, que va de menor a mayor calidad expresiva.

Ejemplo 4. Enzo F. (9 años) En un primer momento Enzo expresó una idea, que él formulaba de la siguiente manera: “no me mientan, respétenme soy un niño”, asociado a la relación que tiene con uno de sus padres (que le miente regularmente).

De una sensación interna de injusticia, y la percepción de emociones concomitantes de enojo y tristeza al encontrarse que al él le mienten, piensa que no hay derecho a mentirle porque es un niño (pasó del “sentir” al “pensar”), luego lo cuenta al psicólogo (del “pensar” al “decir”) y a partir de la conversación que se genera, escribe un cuento (del “decir” al “escribir”). A la semana siguiente, lee el cuento en el taller de teatro (del “escribir” al “leer”). Los coordinadores le proponen llevar su cuento a una representación teatral escenificada, (pasa así, del “escribir” al “representar corporalmente”). Después de varios ensayos, él dirige a sus compañeros en la representación, actuando en el cierre de la obra, diciendo a viva voz, en el medio del escenario, “¡no me mientan, respétenme, soy un niño!”. Finalmente recibe los aplausos del público.

En este ejemplo se observa como el niño, desde una emoción, pudo crear una obra artística, sublimando el sufrimiento experimentado (S. Freud).

  1. Aspectos Grupales: El taller se organiza en 5 módulos que van de menor a mayor expresividad. Se busca que los alumnos vayan experimentando emociones positivas y aprendizajes artísticos comenzando por un bajo nivel de exposición hasta animarse a representar una obra teatral para un público masivo (más de cien personas). Los módulos son:
  2. Ilustración: Fantasías personales, Historias de creación colectivas, Temas libres, Construcción de espacios, Boceto de títeres. II. Títeres: Construcción de Personajes, Creación libre, Creación de la obra, Manipulación del muñeco, Sonorización. III. Máscaras: Tema libre, Metamorfosis de animales, Personajes dramáticos, Neutralidad. IV. Expresión Corporal: Conexión con las emociones, Relajación, Imaginería, Autorreconocimiento del cuerpo, Movimiento/espacio, Composición de ritmos. V.  Expresión Teatral: Conducta, Familia, Escuela, Fantasías, Amistad, Personajes, Escenografía, Maquillaje artístico.

Al finalizar cada etapa, a manera de feedback, se realiza un cierre/ceremonia donde los niños exponen sus trabajos y reciben el reconocimiento afectivo del público y un reconocimiento escrito donde consta su participación creativa y sus aprendizajes.

  1. Proponer un modelo de intercambio profesional con terapeutas

Una clave del éxito de este taller es el permanente diálogo con los terapeutas referentes de cada alumno, donde se exploran las necesidades y características individuales. Para ello se acordó con cada servicio horarios específicos de diálogo e interconsulta con psiquiatras, asistentes sociales, psicopedagogas, psicólogas y otros terapeutas encargados de dirigir el tratamiento clínico.

En el primer encuentro con la terapeuta se llena una planilla especial, donde se deja asentado las respuestas a las siguientes cuestiones: 1. ¿Qué espera ella que el taller aporte a su paciente? Y 2. Características clínicas y personales del paciente. Luego se acuerda conversar sobre aspectos de particular inquietud clínica. A medida que pasan los encuentros se conversa con ellos y se les va dando información sobre la conducta del niño. Todos los terapeutas han manifestado su satisfacción por esta metodología, detallada en otros escritos.

CONCLUSIÓN

El teatro es una herramienta válida para colaborar con la Salud Mental de los niños y adolescentes en los centros de Atención participantes.

Se propone esta modalidad de taller teatral, con estos objetivos y las técnicas utilizadas como un dispositivo práctico, que combina recursos artísticos y científicos, útil en el ámbito de la salud mental pública y gratuita.

DSC_0667

http://promocioncultural-cba.webnode.com.ar/products/teatro-terapeutico1/

http://www.apadimblog.org.ar/2011/07/programa-de-la-semana-del-dia-del-nino.html

http://mesadetrabajosmyddhh.blogspot.com.ar/p/videos.html

Anuncios

Publicado el julio 8, 2014 en Uncategorized y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: