Archivo del sitio

BARAHUNDA, IMPOSIBLE DECIR TE AMO

DSC04690La guerra es el inicio de todo vínculo humano, que esencialmente se establece a través del lenguaje, de la necesidad primaria de exteriorizar lo que nos pasa, lo que sentimos y vivimos. De esa violencia tan íntima versa la nueva obra del grupo Jaqueca Teatro

La obra basa su argumento y estética en la doble moral que esconden los famosos cuentos infantiles que han marcado nuestra niñez y que han intentando con sus fábulas moldear nuestras conductas para la vida social. Es decir, desde nuestro propio hogar, nuestra familia, se nos ha transmitido que la violencia es un modo de vida, que el conflicto es motor de vinculación y que los finales felices son posibles pero a costa de mucho sufrimiento. En este caso, tal final supuestamente añorado y altisonante, es apenas el inicio de la Barahúnda (caos, confusión, leonera).

 

La puesta se centra en la violencia inculcada por el vínculo familiar, heredada como la costumbre más instintiva y primaria de supervivencia: La violencia entre madre y padre, de padres a hijos y viceversa, entre hermanos y con el exterior. Barahúnda es el cuento donde las fantasías violentas del espectador quedan satisfechas, lo cual es un fiel reflejo del estado de enfermedad social en el que vivimos. La matriz del relato: la vida que vivimos (con las imposiciones sociales y familiares, y las decisiones personales) y la muerte que no sabemos cuándo ni como nos tumbará, y entonces: ¿Tengo real libertad para decidir o es otra fantasía, otro cuento que me contaron desde chiquito? ¿Somos libres de lo que heredamos? ¿Cómo podemos desprendernos?

En éste caso, uno de los personajes parece hallar respuesta dentro de su particular visión de la realidad: Felipe, con su retraso mental, percibe y narra la historia del encuentro y la muerte de su hermano como un cuento a los que él tanto recurre para vivir su realidad cruda, su conciencia de que para el resto del mundo él es un discapacitado.

Espacio despojado, la luz y la música como apoyatura de climas y tensiones, objetos transformables constantemente, atmósfera intensa y un relato directo y extraño que motiva la atención del espectador y lo golpea sensiblemente, invitándolo a la reflexión, es lo que Jaqueca Teatro propone en “Barahúnda, Imposible decir te Amo”, donde sostienen su poética sobre la discapacidad, la inclusión y el amor con escenas de impacto visual y sensitivo.

JAQUECA TEATRO

HOMBRE AL CUADRADO… VOLVEMOS CON TODO!!!

10411151_702013363167582_6188743951352708581_n

Nacho y su coprolalia… siempre dando la nota…

NUEVAS FUNCIONES! VUELVE #HombrealCuadrado

Jueves 31 de Julio, Viernes 1 y Sábado 2 de Agosto, 21 hs. en Cubo Azul de la UNC (Calle Filloy, Ciudad Universitaria, al lado del Comedor Universitario)

Una obra producida por Jaqueca Teatroque cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Teatro – Discapacidad, Sexualidad, Amor, Hombre… ¿Qué es ser hombre? ¿Quién está capacitado para ser uno mismo y sentir en consecuencia? No te lo pierdas! Más información en www.jaquecateatro.com

Síntesis Argumental: ¿Quién está capacitado para definir quién es un discapacitado? Nacho y Manuel son empleados públicos dedicados a la asistencia social que buscan elaborar una monografía acerca de la discapacidad y la minusvalía, actualizando concepciones que consideran obsoletas para comprender el fenómeno. Para ello establecen un juego discursivo, retórico e histérico acerca de las deficiencias, discapacidades y minusvalías (propias y ajenas), abordando además nociones referidas a la sexualidad, el amor, la discapacidad y las capacidades humanas, como así también la ontología del ser occidental en un contexto social normativo. A través de situaciones oníricas se expresan deseos reprimidos, cosmovisiones y sentimientos de cada personaje, denotando su historia de vida y los aspectos más oscuros de su personalidad. ¿Quién se atreve a dejarse llevar por lo que siente? ¿Quién se arriesga a enfrentar los propios miedos para alcanzar al otro? “Hombre al Cuadrado” entiende al amor como un salto a ciegas que depende de un acto de fe: fe en uno mismo, fe en el otro, fe en la humanidad, fe en la posibilidad. Sentir… solo eso, resulta ser la clave para sobrevivir