Archivo del sitio

Talleres de Capacitación Artísticas Terapeuticos

1507864_1125653774127133_9155115071504753178_n

 

La creatividad como conducta humana se desarrolla desde la infancia a través de la experimentación y el juego. Utilizando nuestra capacidad creativa podemos crear orden y belleza a través del caos y el desorden.

A partir del teatro se abren nuevas facetas y posibilidades para intentar mejorar la calidad de vida de las personas, mediante un clima agradable de trabajo para ellos. En términos generales,  se pretende que el Taller amplíe las formas de comunicación y acercamiento entre las personas, que las  libere, enseñándoles nuevas pautas de comportamiento social y formas saludables de convivencia.

Considero que el teatro es una de las ramas del arte más completa, ya que se utiliza el cuerpo y la voz como herramientas de trabajo y la creatividad como herramienta expresiva.

Para ello, este taller vivencial  propone la idea de fomentar y capacitar a efectores del ámbito social, de la salud y la educación,  con el objetivo de desarrollar o replicar esta metodología de trabajo en distintas comunidades.

Como método específico, se  trabaja a través del concepto de “Desensibilización gradual”, haciendo que los participantes vayan aprendiendo y vivenciando gradualmente técnicas de expresión verbal, corporal y teatral, de manera cómoda y divertida.

 

 

10847400_634336616696508_6526200483826217431_o

La conexión del arte!!!

Apenas empecé a trabajar sobre el teatro en una fundación  para personas con discapacidad, al ver tanta variedad de conductas, comportamientos y talentos, me di cuenta de la importancia de jugar y aprender a dejarse llevar para construir a través del arte.

El caso de “la eterna espera” tiene que ver con una niña de 7 años que participaba en forma grupal en el taller. En ese momento sólo miraba la pared, desplazando simples movimientos corporales, totalmente desconectada
del trabajo que intentábamos hacer en grupo.

 

Nunca me importó la discapacidad y enfermedad que ella tenía, sólo me interesaba trabajar sobre sus conductas y su insistencia de permanecer en este grupo, realizando su actividad de manera individual.

Charlando con una de las profesoras de la fundación me comentó que Erika era autista, autista profunda. Traté de no leer mucho al respecto, soy un convencido de que cuando uno lee las dificultades que se presentan ante una deficiencia o discapacidad, se bloquea para trabajar he innovar en el proceso a desarrollar con un ser humano. Sí tengo un lema que consiste en “riesgos cero”, es decir, cuidar y no exigir más de lo que el otro, el grupo y yo podamos dar, trabajando en equipo.

Lee el resto de esta entrada